Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

18/5/2021  
      en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
Políticas
Políticas de inclusión
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad y consumo
Deportes
Debates
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias jóvenes
Empresas y RSC
Universidades
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
El 68% de las empresas aseguró no haber desinvertido en México por razones de seguridad
La posible salida de México de Telefónica
Las empresas brasileñas deben mejorar en materia de DDHH
ACCOR MÉXICO
AMANCO DE MÉXICO
AMERICAN EXPRESS COMPANY (MÉXICO) S.A. DE C.V.
AMWAY DE MÉXICO
ARANCIA INDUSTRIAL
ARCA CONTINENTAL
BBVA BANCOMER
CADENA COMERCIAL OXXO, S.A. DE C.V.
CEMEX MÉXICO
CEUTA PRODUCE.
CINÉPOLIS
COCA - COLA DE MÉXICO
COOPERATIVA LA CRUZ AZUL, S.C.L
DANONE DE MÉXICO
DEL CAMPO Y ASOCIADOS S.A. DE C.V
DELOITTE
DELPHINUS
DESCAFEINADORES MEXICANOS S.A. DE C.V
EDENRED
ELI LILLY MÉXICO
EXPOK 
FEMSA LOGISTICA, S.A. DE C.V.
FINANCIERA INDEPENDENCIA
FINANCIERA PLANFIA
GAS NATURAL FENOSA EN MÉXICO
GNP SEGUROS
GRUPO ANJOR
GRUPO BIMBO
GRUPO CEMENTOS DE CHIHUAHUA
GRUPO DOLPHIN DISCOVERY
GRUPO FINANCIERO MONEX
GRUPO LALA
GRUPO MODELO
GRUPO PEÑAFIEL
GRUPO ZAPATA
HEWLETT PACKARD MÉXICO
HOLCIM MÉXICO S.A DE C.V
HOLDING DEL GOLFO
IMBERA (FEMSA EMPAQUES)
INDUSTRIAS PEÑOLES, S.A.B. DE C.V.
INTERCERAMIC
INTERPROTECCIÓN
ISBAN MÉXICO, S.A. DE C.V.
J.P. MORGAN GRUPO FINANCIERO, S.A. DE C.V.
JANSSEN DE MÉXICO, S. DE R.L. DE C.V.
JÁUREGUI, NAVARRETE Y DEL VALLE S.C.
JUGOS DEL VALLE
LABORATORIOS LIOMONT
MANPOWER GROUP
METLIFE MÉXICO
MICROSOFT MÉXICO
MONDELÉZ INTERNATIONAL
NESTLÉ MÉXICO, S.A. DE C.V.
NEXTEL DE MÉXICO
NOVARTIS
NUEVA AGROINDUSTRIAS DEL NORTE
PEPSICO ALIMENTOS MÉXICO
PHILIPS MEXICANA, S.A. DE C.V.
PRODUBAN MÉXICO
PRODUCTOS MEDIX S.A. DE C.V.
PROVIDENT MÉXICO
PWC MÉXICO
SANTANDER
SC JOHNSON
SEGUROS MONTERREY NEW YORK LIFE
SHELL
SIEMENS
SISTEMA DE CRÉDITO AUTOMOTRIZ, S.A. DE C.V. (SICREA)
SODEXO MÉXICO ON-SITE SERVICES
SOLUCIONES 24/7
SOLUCIONES DINÁMICAS
SUKARNE
SURA MÉXICO
TELEFÓNICA MÉXICO
TELÉFONOS DE MÉXICO S.A.B. DE C.V. 
US COTTON MÉXICO S. DE R.L. DE C.V
WALMART DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA
ZIMAT CONSULTORES
UNIVERSIDADES Ampliar +  
UNAM relanza su canal de televisión
El conflicto en Iztapalapa continúa durante el periodo de vacaciones de la UNAM
Finaliza la tensión entre los estudiantes de la unidad Xochimilco y la UNAM
 Universidades










































Hora de pensar en el dinero social y comunitario


Keynes, en su análisis crítico del pensamiento económico de su época, orientado por el "laissez faire", utiliza la metáfora del cinturón y la carne que envuelve, para ilustrar la relación entre la vertiente real de la economía (la carne) y su vertiente financiera (el cinturón). Sus ideas ayudaron mucho a estabilizar las economías en todo el mundo y la global durante los últimos 90 años. Pero hay muchos indicios de que las cosas no funcionan. Es hora de pensar en el dinero social y comunitario.
Inclusión financiera 18 de marzo de 2021 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en TwitterComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
 Noticias relacionadas
 Austeridad y crecimiento: ¿Keynes vive?
 Crack bursátil 29 ¿Qué pensaba Keynes?
 La mujer keynesiana
 Keynes acertó al predecir en Madrid (1930) ingresos per cápita a 100 años, no las horas de trabajo
 Enlaces relacionados
 ¿Hacia un pacto social europeo con más y mejor Green Deal?
 La nueva amenaza de la banca en la sombra
 Unión Bancaria: política hostil y economía favorable
 Uniones pendientes para que Europa funcione
Si el cinturón es demasiado estrecho, se estrangula el crecimiento de la economía real,  al resultar insuficiente su financiación. Pero, también, si se ensancha en exceso la masa monetaria se mermará la capacidad de respaldar a esa moneda mediante los activos subyacentes de la economía real, la moneda perderá valor, se devaluará frente a otras monedas.

Este efecto se verá compensado si la incorporación de nueva moneda al circuito financiero sirve de ayuda a la economía real que envuelve, por ejemplo, mediante ganancias de competitividad.

En el caso de las monedas complementarias, ejemplos prácticos consistirían en acortar tramos de intermediación vacua en las cadenas de valor agroalimentarias[1] (aproximando al productor y al consumidor), también la agrupación de pequeños distribuidores (comercio) para el acceso conjunto a centrales de compra, etc.

Por el contrario, si la entrada de moneda complementaria no ejerce una función catalizadora sobre las actividades económicas, la moneda perderá su valor de uso, se devaluará. Retendrá tan solo la función simbólica de legitimación identitaria de un pequeño ecosistema, pero tendrá un impacto muy limitado dentro del propio circuito.
A su vez, si una moneda complementaria aspira a ser un referente común para diversos ecosistemas, tendrá que dotarse de una figura compartida para su regulación, respaldo y control. Si cada ecosistema aplica sus propias reglas y estructuras de gobernanza, no podrán dotarse de una moneda común, ya que la irrupción de moneda proveniente de otro circuito podría generar riesgos sobre el propio, a menos que hubiera un respaldo común de la moneda (cuando eso no sucede, hay que recurrir a la figura del tipo de cambio).

Si la entrada de moneda complementaria no ejerce una función catalizadora sobre las actividades económicas, la moneda perderá su valor de uso, se devaluará

Un símil ilustrativo lo encontramos en aquellas monedas de países cuyo tipo de cambio lo fija el gobierno de espaldas al mercado. La experiencia muestra tozudamente que estas monedas sufren rápidas devaluaciones y provocan la aparición de “mercados negros”, éstos sí regidos por las reglas de la oferta y la demanda.  

Así, la elusión de las reglas de juego del mercado, como ocurre en Cuba al equiparar ficticiamente el precio de un dólar USA al de un peso cubano, neutraliza el poder de su propia moneda, que pierde su valor de uso al no ser de facto convertible, ya que la autoridad monetaria no respalda la conversión de pesos a dólares.

En relación a su valor de uso, podemos observar el caso de algunos pequeños ecosistemas con moneda complementaria, cuya función principal consiste en ejercer una labor simbólica de refuerzo y legitimidad de la identidad grupal y de consolidación de un micro mercado que nace con una oferta casi exclusiva de producto agroalimentario o de artesanía local. En este caso, la moneda es útil para crear o reforzar nexos entre actores que ostentan un marcado ideario común. La agrupación de interés entre personas muy afines facilitará ganancias iniciales de competitividad, pero el alcance será muy limitado ya que en el circuito sólo entrarán los convencidos, será muy complicado traccionar sobre las personas no ideologizadas, más aún si no están sensibilizadas con la “causa circular”.

En nuestra opinión, estas iniciativas son más localistas que glocalistas, ya que su pretendido espíritu global no encuentra una expresión práctica para su conformación y desarrollo.
Si observamos los casos de Cerdeña y Vilanova i la Geltrú, el elemento identitario (muy marcado por una tendencia asimilacionista antes que multicultural) podemos encontrar esas relaciones de gran complicidad en torno a una causa común (en nada inclusiva). Ese sesgo ideológico neutraliza en buena parte la natural aversión del consumidor al riesgo, ya que por tratarse de una causa militante nos movemos en otras coordenadas, son mercados arropados por mor de la producción y el consumo de personas muy alineadas entre sí.
Las posibilidades de ensanchar esos mercados con cualquier ciudadano de a pie son bastante remotas, costará convencerle de la utilidad de la moneda, y si no cuenta con un respaldo que garantice la plena conversión de la moneda complementaria a la moneda oficial de su país, desconfiará de ese sistema, le resultará difícil apreciar sus ventajas. 

La función de las monedas complementarias

La función principal del dinero consiste en reconocer el valor de un bien o servicio. Para que este ejercicio resulte el adecuado, es preciso también internalizar los costes no explícitos[2], es decir, poner precio a las externalidades de corte positivo o negativo que se derivan de los impactos Ambientales, Sociales y de Gobernanza (ASG) de un producto determinado a lo largo de su ciclo de vida, es decir, desde su origen hasta su consumo, facilitando su ulterior reincorporación a un nuevo circuito de circularidad, reutilizando antes que reciclando.

Cabe ejercer una función moduladora en la incorporación de “dinero fresco” en un determinado circuito económico, dotando de una mayor condicionalidad al destino de los fondos, es decir, orientando su aplicación al bien común. A ese respecto, contamos con precedentes cercanos en las respuestas del BCE ante la sequía de crédito, que obligaron a la banca a recuperar sus obligaciones fiduciarias de irrigación de la economía real.

A su vez, la función aceleradora de las tecnologías digitales, exacerbadas en tiempos de pandemia, encaraman al consumidor a nuevos segmentos de las cadenas de valor y le otorgan un gran potencial de impacto sobre las mismas, tanto de forma individual como mediante la acción colectiva.
Nos asomamos a un nuevo campo de juego que incorpora con fuerza la figura del prosumidor, de la mano de la conciencia socioambiental, cuando no trufada de necesidad en tiempos de crecientes desigualdades e inequidades. 
Aprovechar estas oportunidades exige orientar la aplicación de la moneda complementaria hacia productos y servicios circulares, que deberán acreditar debidamente su contribución al bien común mediante el etiquetado o, alternativamente, a través de indicadores de impacto ad hoc.

Con las monedas complementarias, nos asomamos a un nuevo campo de juego que incorpora con fuerza la figura del prosumidor, de la mano de la conciencia socioambiental

A partir de esta metodología, se puede justificar un respaldo a estos productos circulares en base a los ahorros que han generado al erario público por estar libres de efectos negativos que se traducen en incrementos de costes en otras partidas.  

Una posibilidad a estudiar muy seriamente consistiría en proponer a las administraciones públicas que respaldaran la emisión de moneda complementaria para entregar a unidades familiares con niveles de ingresos por debajo del umbral de la pobreza, con la condición de ser aplicada a productos circulares. Se trata de una acción ya experimentada por varios ayuntamientos, añadiendo ahora la capa de la sostenibilidad.



En cambio, la entrega gratuita de moneda complementaria en el circuito, de forma universal y “sin propósito”, se asimilaría a las fórmulas más regresivas de los sistemas tributarios, pues todo el mundo recibiría igual cantidad de moneda, con independencia de su nivel de renta y su situación patrimonial. Además, la podría aplicar indistintamente a cualquier tipo de producto, ignorando las huellas que genera.

La entrega gratuita de moneda complementaria en el circuito, de forma universal y “sin propósito”, se asimilaría a las fórmulas más regresivas de los sistemas tributarios

Tiene sentido la oxidación de la moneda para evitar que la moneda complementaria se remanse dentro del circuito financiero. Pero también, lógicamente, deben establecerse unos tiempos suficientes para preservar el hiperconsumo, no podemos olvidar que una de las “erres” consiste en “reducir”.

Meter la moneda complementaria en la caja de herramientas del bien común 

La agenda 2030 de la UE, cristalizada en el” green deal” y el “recovery plan”, aportan un marco extraordinario para incrementar el valor de uso de una moneda complementaria, mediante la aplicación de estímulos que reorienten los modos de producción y los hábitos de consumo.

Más en concreto, la Economía del Bien Común (EBC) defiende extender el principio muy bien asentado en las políticas de la Unión de “El que contamina paga” con “su otra cara de la moneda”, es decir, “El que descontamina debería ser recompensado”[3].  


Imagen representativa de las monedas sociales o complementarias

Así, herramientas con creciente implantación en aplicación del principio “el que contamina paga”, ya se traducen en políticas públicas de la Unión, como es el caso de la Compra Pública Responsable y de la fiscalidad medioambiental.

En este contexto, la figura de la moneda complementaria, puede contribuir al éxito de estas políticas. No obstante, habría que establecer una fase de experimentación previa, a modo de “sandbox”, circuitos experimentales que contaran en cada caso con el escrutinio de todas las partes interesadas.

Aprender las lecciones del pasado
 
Hasta nuestros días, las experiencias con monedas complementarias siguen resultando muy limitadas, en número y alcance, asociándose la mayoría de ellas a la concesión de crédito mutuo.

Se enmarcan en contextos históricos muy concretos, y su génesis responde a la inmadurez o a los fallos de los mercados financieros.


Moneda social de Barcelona

Hasta el momento, sólo han brindado respuestas puntuales a los mercados de corte tradicional y su credibilidad y confianza han venido de la mano de un respaldo económico (propio o a través de terceros) y/o reputacional, en este  caso, desde la rápida percepción de los logros por parte de la comunidad en que se inserta.

A lo largo de la historia, su mercado de referencia han venido siendo las ferias locales, respaldando en ocasiones el trueque de bienes y servicios mediante el crédito mutuo, cuestión de gran utilidad en economías escasamente bancarizadas, como es el caso de las regiones más deprimidas de Latinoamérica. Desafortunadamente, la falta de infraestructuras TIC y la escasa alfabetización digital condicionan enormemente su alcance.

En la medida que se han ido desarrollando las economías y sus sistemas financieros, las fórmulas complementarias han ido perdiendo su razón de ser, se ha ido diluyendo su valor añadido.

En España, un referente paradigmático lo constituyen las cooperativas de consumo, auspiciadas por las corrientes falangistas en los años de posguerra y autarquía. Facilitaron el acceso a bienes de primera necesidad (agua, suministro eléctrico, alimentación) y, en su desarrollo, crearon secciones de crédito para facilitar liquidez a sus asociados.

Presente y fuyturo de las onedas complementarias
 
Hoy en día, las cooperativas de consumo apenas aportan un valor diferencial frente a otros actores económicos. En su gran mayoría, se acaban confundiendo en el paisaje, adoptan prácticas de mercado similares a las de su competencia. El caso de Eroski es emblemático, ya que emitió preferentes (creó dinero que luego no pudo respaldar) y adoptó las mismas prácticas abusivas hacia sus proveedores que el resto de los grandes distribuidores.

En las economías avanzadas, el rol estimulador que puede ejercer una moneda complementaria tiene obligadamente que engarzarse con nuevos propósitos, revalorizar recursos endógenos desaprovechados y, de la mano del digitalismo, ensamblar ámbitos escasamente relacionados entre sí: espacios culturales, educativos, laborales y de ocio en los entornos locales.

En las economías avanzadas, el rol estimulador que puede ejercer una moneda complementaria tiene obligadamente que engarzarse con nuevos propósitos

El nuevo escenario de políticas públicas en torno a la economía circular va a propiciar la paulatina reasignación del gasto público hacia actividades sostenibles. Como antes apuntábamos, el ahorro de dinero público que se derive de los nuevos circuitos circulares apoyados por una moneda complementaria “con propósito”, se podría aplicar a respaldar a la propia moneda y asegurar su eventual conversión a euros.

A modo de síntesis, planteamos una serie de premisas “de éxito” o, cuando menos, para evitar incurrir en errores de diseño de la moneda:
  • Los nuevos modelos de negocio que asocian una moneda complementaria, no deberían en ningún caso plantearse traslaciones “mecanicistas” de experiencias precedentes, obviando los factores de contexto.
  • Anclaje territorial. No pueden surgir desde la mera ilusión y el  voluntarismo. Tiene que haber un sustrato real previo, unas demandas -implícitas o explícitas- desde el propio territorio. Y deberán contar con recursos profesionalizados. 
  • En su arranque, es importante Identificar productos y servicios muy consolidados en los ecosistemas locales (por ejemplo, productos agroalimentarios km. 0) y animar nuevos servicios en su apoyo (logística).    
  • Es imprescindible otorgar el mayor respaldo posible a la moneda:
    • En cuanto a su conversión a la moneda oficial en circulación
    • En cuanto a su validación técnica (mediante un grupo multiagente ad hoc, altamente cualificado) 
  • Hay que evitar hacer entrega de moneda complementaria (a modo de renta básica) sin que antes se consolide una masa crítica suficiente de actividad productiva y se evidencien ganancias de competitividad. 
  • Es discutible una renta básica universal, el “dinero helicóptero” para todo ciudadano (muy asociado a la tradición liberal), pues resta potencial a su capacidad redistributiva.

Otros asuntos de Blogs
Hacia un pacto social europeo post COVID con más y mejor Green Deal
Primera puesta de largo del Plan de Acción Europeo sobre Finanzas Sostenibles
La educación juega un papel decisivo para combatir el populismo
El riesgo de nueva crisis financiera europea, aún evitable
Situar las finanzas al servicio de la sostenibilidad
"Desuberizar" la economía
Consumir inteligente (¡No a la obsolescencia programada!)
La banca en blanco y negro
Superar la RSE para alcanzar el bien común
Energías renovables participativas como fuente de inclusión
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website ibercampus.mx tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de ibercampus.mx y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Ibercampus.mx declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Your international partner on-line
La mediación concursal y los acuerdos extrajudiciales de pagos
Ángel Luis Vazquez Torres
El Envés
Actitudes, aptitudes y deberes importantes del voluntario
José Carlos García Fajardo
Vanity Fea
Sarcasmos, Indignaciones, Invectivas y Acres Aforismos sobre los Enmascarillado(re)s
José Ángel García Landa
Transitar por Eurolandia
Conferencia sobre el futuro de Europa: la hora de los ciudadanos
Donato Fernández Navarrete
Intangible del cambio
Viajes fantásticos: del pasado al futuro
Mar Souto Romero
Cromatismos
La comunicación política aconseja renovar cargos en el PP tras convocar un Congreso extraordinario
Germán Espinosa Monsu
Inclusión financiera
Hora de pensar en el dinero social y comunitario
Carlos Trias
¿Hay derecho?
Los efectos de la pandemia por Covid-19 en los contratos de arrendamiento de local de negocio
Matilde Cuena Casas
Cuestión de estilo
Javier Laquidain, entre los mejores
Javier Badía
El factor humano
Movilizar la adhesión y el compromiso en los procesos de cambio
Marta Santos Romero
Infolítico
En las crisis de interdependencia que trae el COVID, sostener y enmendar,vacunas también necesarias
Gustavo Matías
Desde mi trastorno bipolar
Covid-19 ¿Por qué lo vivimos de forma traumática? testimonio personal
Beatriz Tarancón Sánchez
Economía sin dirigir
La encrucijada del salario mínimo
Iván Campuzano
Futurolandia
Antonio Pulido, pasión por la economía y mucho más
Antonio Pulido
Economía Zen
En el Mar Menor el tamaño si importa
Miguel Aguado Arnáez
Sociedad Inteligente
Presentación del libro "2025: Bienvenidos a la Sociedad Inteligente"
Rafael Martinez-Cortiña y Mar Souto Romero
Universidad y futuro
Fanny Rubio, perfil de una profesora universitaria
Eva Aladro Vico
Desde China
La ciudad china de Hangzhou gestiona su tráfico con inteligencia artificial
Di Wang
Miss Controversias
Las matemáticas en el desarrollo económico actual
Ana González
Solidarios
El arte alivia y puede curar dolencias mentales
Carlos Miguélez Monroy
Vueltas al conocimiento
El caso Asunta, la violencia simbólica contra las mujeres en los medios
Fátima Arranz
Gobierno y bien común
España será el epicentro de la nueva economía
Diego Isabel
Al otro lado del marketing
Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft se unen para frenar el terrorismo en Internet
Clemente Ferrer
Goliardos s.XXI
Suicidio de la democracia
J. A. Ventín Pereira
Luces de Bruselas
Fondos Estructurales y Fondos de Inversión Europeos
Raúl Muriel Carrasco
¿Quiere un blog propio y leído en todas las universidades?
Infórmese aquí
LIBROS
Guía para ayudarse contra las invasiones a la privacidad en las relaciones laborales
La educación destaca en las demandas de más de 20 expertos para preparar el nuevo contrato social
Censura y autocensura de prensa y universidad ocultaron la corrupción del Rey, según el nuevo libro
Capitalismo progresista. La respuesta a la era del malestar
Discípulos de Piketty narran cómo los ricos contribuyen menos que jubilados y cómo hacerles pagar
La Covid-19 repite el patrón de hace un siglo, según "Una nueva historia de la gripe española"
TESIS Y TESINAS
Listo el primer implante corneal trifocal para corregir vista cansada, presbicia o usos digitales
´Las redes de poder en España´ hacen que Podemos caiga en la ´jaula de hierro estatal´
Solo un 11% de las tesis publicadas en las 22 universidades de Red Vives utilizan lengua catalana
La factura de agua de grandes ciudades será reducida por riegos inteligentes aunque suba en bolsa
La lucha contra la pandemia, menos eficaz por la polarización política y social
Un documento prueba que Junta de Andalucía desvía 11 millones del COVID para salvar Canal Sur
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS