Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

21/9/2020  
      en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
Políticas
Políticas de inclusión
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad y consumo
Deportes
Debates
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias jóvenes
Empresas y RSC
Universidades
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
El 68% de las empresas aseguró no haber desinvertido en México por razones de seguridad
La posible salida de México de Telefónica
Las empresas brasileñas deben mejorar en materia de DDHH
ACCOR MÉXICO
AMANCO DE MÉXICO
AMERICAN EXPRESS COMPANY (MÉXICO) S.A. DE C.V.
AMWAY DE MÉXICO
ARANCIA INDUSTRIAL
ARCA CONTINENTAL
BBVA BANCOMER
CADENA COMERCIAL OXXO, S.A. DE C.V.
CEMEX MÉXICO
CEUTA PRODUCE.
CINÉPOLIS
COCA - COLA DE MÉXICO
COOPERATIVA LA CRUZ AZUL, S.C.L
DANONE DE MÉXICO
DEL CAMPO Y ASOCIADOS S.A. DE C.V
DELOITTE
DELPHINUS
DESCAFEINADORES MEXICANOS S.A. DE C.V
EDENRED
ELI LILLY MÉXICO
EXPOK 
FEMSA LOGISTICA, S.A. DE C.V.
FINANCIERA INDEPENDENCIA
FINANCIERA PLANFIA
GAS NATURAL FENOSA EN MÉXICO
GNP SEGUROS
GRUPO ANJOR
GRUPO BIMBO
GRUPO CEMENTOS DE CHIHUAHUA
GRUPO DOLPHIN DISCOVERY
GRUPO FINANCIERO MONEX
GRUPO LALA
GRUPO MODELO
GRUPO PEÑAFIEL
GRUPO ZAPATA
HEWLETT PACKARD MÉXICO
HOLCIM MÉXICO S.A DE C.V
HOLDING DEL GOLFO
IMBERA (FEMSA EMPAQUES)
INDUSTRIAS PEÑOLES, S.A.B. DE C.V.
INTERCERAMIC
INTERPROTECCIÓN
ISBAN MÉXICO, S.A. DE C.V.
J.P. MORGAN GRUPO FINANCIERO, S.A. DE C.V.
JANSSEN DE MÉXICO, S. DE R.L. DE C.V.
JÁUREGUI, NAVARRETE Y DEL VALLE S.C.
JUGOS DEL VALLE
LABORATORIOS LIOMONT
MANPOWER GROUP
METLIFE MÉXICO
MICROSOFT MÉXICO
MONDELÉZ INTERNATIONAL
NESTLÉ MÉXICO, S.A. DE C.V.
NEXTEL DE MÉXICO
NOVARTIS
NUEVA AGROINDUSTRIAS DEL NORTE
PEPSICO ALIMENTOS MÉXICO
PHILIPS MEXICANA, S.A. DE C.V.
PRODUBAN MÉXICO
PRODUCTOS MEDIX S.A. DE C.V.
PROVIDENT MÉXICO
PWC MÉXICO
SANTANDER
SC JOHNSON
SEGUROS MONTERREY NEW YORK LIFE
SHELL
SIEMENS
SISTEMA DE CRÉDITO AUTOMOTRIZ, S.A. DE C.V. (SICREA)
SODEXO MÉXICO ON-SITE SERVICES
SOLUCIONES 24/7
SOLUCIONES DINÁMICAS
SUKARNE
SURA MÉXICO
TELEFÓNICA MÉXICO
TELÉFONOS DE MÉXICO S.A.B. DE C.V. 
US COTTON MÉXICO S. DE R.L. DE C.V
WALMART DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA
ZIMAT CONSULTORES
UNIVERSIDADES Ampliar +  
UNAM relanza su canal de televisión
El conflicto en Iztapalapa continúa durante el periodo de vacaciones de la UNAM
Finaliza la tensión entre los estudiantes de la unidad Xochimilco y la UNAM
 Universidades










































LIBROS
La salud pública, a la luz de la historia:(2) Grecia y Roma

Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico


La pandemia de COVID se aproxima a 22 millones de infectados y 800.000 muertos en 188 países,cuyos gobiernos apenas cooperan,mientras las tecnologías de la información del digitalismo encuentran frenos institucionales incluso para detectar y rastrear los contactos.Seguimos pues con esta lectura para recordar que el saber greco-romano fue capaz de ver un médico tras el dios Apolo de los oráculos.Ciencia, política, tecnología y economía superarían su actual incapacidad global si entendieran mejor.
Redacción 16 de agosto de 2020 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en TwitterComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
 Noticias relacionadas
 Pensamiento mágico-religioso, astros y dioses,cuando la prioridad no era sobrevivir a las epidemias
 "Contagio" y "La Peste", pandemias de ficción, se convierten en virales y en causas de aprendizaje
 Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2019 para entenderlo mejor
 "Jesucristo ¿Quien fue?",obra del exsacerdote y ufólogo Freixedo tras morir a los 96 este octubre
En la antigüedad, la búsqueda de la limpieza corporal y ambiental tenía tanto justificaciones espirituales como materiales. La preocupación por la salud individual era una preocupación patricia; un culto de los educados y ociosos. Las reglas que guiaban la creación de asentamientos saludables y formas tempranas de servicios sanitarios de ingeniería era una expresión práctica de este culto para el bienestar del ideal de la comunidad, que consiste en una élite autónoma. La salud y la limpieza ayudaron a eliminar el peligro de la contaminación del espíritu y de la corrupción material; mejoró los estilos de vida y el estatus social de las clases gobernantes. La preocupación política con respecto a la Salud Pública y la ideología del proceso civilizador continuaron estando interrelacionadas. Desde la época del Imperio Romano tardío, las preocupaciones relacionadas con caridad comenzaron a verse exacerbadas por la salud de los pobres. Esto fue explotado aún más por el Cristianismo, lo que ayudó a su hegemónica expansión a lo largo del mundo antiguo y temprano medieval. La caridad cristiana se preocupó por la salud de las poblaciones no pertenecientes a la élite, lo que expandió la percepción de la sociedad por parte de los poderosos.

El misticismo dominó muchas culturas antiguas en términos de salud y curación, hasta que las causas divinas de la enfermedad comenzaron a separarse en la filosofía natural de la antigua cultura griega. La Medicina sacerdotal floreció en la sociedad griega presocrática, en la que se identificaba a Apolo como el dios de la enfermedad y la curación hasta que fue reemplazado por Asclepio, su hijo, quien fue un guerrero heroico y “Médico intachable”. En Grecia, las tradiciones religiosas helénicas eran en gran parte míticas y no dogmáticas, porque no estaban vinculados a la estabilidad política del Estado. La civilización griega no estaba organizada en torno a un gobierno central fuerte o de sacerdocio; era principalmente una sociedad comercial en la cual la ciudad-estado era la unidad política más importante.

Una nueva filosofía natural de la Medicina surgió entre las escuelas de pensamiento presocrático. Varios de los primeros filósofos griegos presocráticos fueron también médicos que comenzaron a desarrollar explicaciones naturales de salud y enfermedad, pero aun con elementos místicos de creencia. Algunos médicos establecieron un elaborado sistema de clasificación de enfermedades y Tales de Mileto (639-544 a.C.) en particular, identificó el agua como el elemento fundamental de la vida. Pitágoras (580-489 a.C.) por su parte, aplicó la tradición de armonía numérica a la Medicina, la cual fue absorbida por los conceptos hipocráticos de “días críticos” y crisis de enfermedad. Alcmaeon (siglo VI a.C.), desarrolló una teoría de la enfermedad basada en la idea de que la armonía cósmica resultó de la mezcla de opuestos. Por ejemplo, demasiado calor causaba fiebre y demasiado frío causaba escalofríos. Esta línea de razonamiento fue llevada adelante por Empédocles de Agrigentum (504-443 a.C.), quien aplicó la teoría del equilibrio armónico a cuatro elementos físicos: fuego, tierra, aire y agua, como base de la salud.

Durante muchos siglos, las explicaciones de la enfermedad no se basaban en la ciencia, sino en la religión, la superstición y el mito. En el siglo V d.C., varias características de la filosofía presocrática fueron absorbidas por la Medicina hipocrática (Smith, 1979). El Corpus hipocrático fue un intento temprano de pensar en enfermedades, no como un castigo de los dioses, sino como un desequilibrio del ser humano con el medio ambiente. Aunque no era sofisticado en comparación con los estándares actuales, fue un importante paso adelante. Al considerar la posibilidad de que la enfermedad se asocie con factores ambientales o desequilibrios en la dieta o los comportamientos personales, el Corpus también abrió la posibilidad de intervenir para prevenir enfermedades o tratarlas.

Probablemente, Hipócrates ha sido la figura histórica más elogiada como gran y honorable médico. La Medicina hipocrática se distanció radicalmente de las tradiciones religiosas y místicas de curación y subraya que la enfermedad es un evento natural, no causado por fuerzas sobrenaturales. Por ejemplo, un tratado afirma que la epilepsia no es una aflicción sagrada sino el resultado de causas naturales. La tradición hipocrática se concentró en el paciente más que en la enfermedad e hizo énfasis en la prevención a través de un régimen de dieta apropiado para adquirir aptitud y tratar la enfermedad, preservando y restaurando así la salud. Su énfasis en los regímenes de salud estaba vinculado con una cultura que hacía reverencia a un cuerpo idealizado en un culto al atletismo. La tradición hipocrática llevó la Medicina al punto de ser un arte empírico que adaptó regímenes, métodos y curaciones, y cuya función terapéutica principal fue el pronóstico basado en la observación clínica. Los médicos griegos tuvieron una gran reputación, especialmente por su capacidad para predecir el curso de la enfermedad. La fisiología hipocrática asumió que los cuatro elementos esenciales del universo físico fueron reflejados en el cuerpo por cuatro fluidos o humores: sangre, bilis negra, bilis amarilla y flema. La salud del cuerpo se mantenía por el equilibrio correcto entre humores y por cualidades controladas por el calor del mismo, que se generaban a través del aliento, la comida y la bebida (Smith, 1979).


Asclepio (Esculapio en la mitología romana) era hijo de Apolo y Coronea. Ya se les considera dioses o héroes de la medicina y la curación

La tradición hipocrática también reconoció que la salud y la enfermedad se veían afectadas por las estaciones del año y la calidad del ambiente. El texto central hipocrático analizó y discutió los efectos de los vientos, las propiedades de las aguas y el efecto de las temporadas sobre las constituciones humanas y el desarrollo de la enfermedad. A pesar de las contribuciones del Corpus, el progreso médico y científico en Europa fue arrestado por varios siglos. La población creció y las ciudades se volvieron densamente pobladas, pero se prestó poca atención a la eliminación de desechos y al saneamiento. Estos factores fueron favorables para establecer un escenario de surgimiento y proliferación de enfermedades endémicas y epidemias periódicas.

Desde finales del siglo II, hasta principios del siglo IV, la creencia dominante en la ubicación del poder divino cambió, no obstante, el acceso a las deidades estaba aún disponible para todos quienes creían que estas podían conversar personalmente con los humanos a través de los sueños o mediante el oráculo. Dentro de tal estructura social de creencia, la relación entre curación y religión fue complicada. Asclepio visitó regularmente a Aelius Arístides en sus sueños y le proporcionó toda la salud y consejo terapéutico que necesitaba para convertirlo en un profundo hipo condríaco. Aristides pudo presumir de la superioridad que obtuvo a través de su relación especial con el dios, pero tuvo que pagar por ello al sucumbir a la invalidez.

Durante el mandato del emperador Augusto, se inicia una real administración de los sistemas de salud. La obra de Galeno, La Higiene, del año 129 a.C., ofrece conocimientos médicos que habrían de marcar varios siglos por venir. Tal vez fue el giro práctico del marco mental romano lo que lo hizo cambiar las abstracciones conceptuales de la Medicina, dando lugar al efecto directo sobre la salud en la mejora sanitaria. La reforma sanitaria fue facilitando en la sociedad romana el crecimiento de un Estado imperial y burocrático que dio pie al desarrollo de la ingeniería civil sofisticada para proporcionar comunicaciones rápidas (Robinson, 1992). Estas condiciones hicieron florecer el desarrollo de la tecnología romana en ingeniería; fue entonces cuando se dio la construcción de sistemas de alcantarillado y de agua a las ciudades.

Más adelante, con Nerón, se nombró un comisionado del agua, Julius Frontino, quien creó la rama de la administración en salud que hacía énfasis en la calidad del agua. La administración de los servicios de Salud Pública en Roma se extendió a la supervisión gubernamental de baños públicos, suministro de agua, limpieza de calles y la regulación de la venta de alimentos en mal estado. Sin embargo, el Estado romano proporcionó un entorno salubre solo para los ricos y privilegiados (Robinson, 1992). Los pobres vivían en condiciones de hacinamiento y miseria en la floreciente ciudad. Debido a tal situación, durante este periodo surgieron múltiples epidemias, tales como la malaria y la disentería, entre otras.

En el Imperio Romano solo los ricos y privilegiados empleaban médicos, quienes eran emigrantes griegos, mientras que los pobres continuaron confiando en la curación popular y religiosa que había sido hasta el momento el cuidado médico característico de la República. Así pues, los esclavos fueron servidos por sanadores quienes también eran esclavos. Más oportunidades de empleo existieron para los médicos entre la burguesía, lo que permitió que sus condiciones sociales y económicas mejoraran, y que recibieran inmunidad de los impuestos y la ciudadanía romana. El paso de no ciudadanos a médicos ciudadanos también reflejó la reducción general de esclavos y la devaluación de la ciudadanía romana en todo el Imperio. La expansión de la práctica médica alentó a la especialización, lo que propició que las autoridades civiles locales se involucraran en el reconocimiento como practicantes calificados. Los médicos empleados por los municipios fueron asalariados para prestar sus servicios a los pobres, al tiempo que realizaban prácticas privadas (Nutton, 1981b). Los romanos también contribuyeron a la creación de los hospitales ( latreia ); así, se fundó en el siglo IV a.C. el primer hospital de caridad.

Luego de la muerte del primer emperador cristiano, Constantino, la interrupción social causada por la cultura de la “philotimia” –el deseo o anhelo– dio lugar a la descomposición del modelo de paridad de tipos de intereses como fuerza de regulación social. Bajo las circunstancias de un sistema religioso que se basaba en la idea de que un ser humano era Dios hecho carne, y que también creía que algunos hombres estaban dotados de acceso especial a los poderes celestiales, floreció una jerarquía de los “amigos de Dios”, con un estatus distinguido reservado para obispos y santos. De esta manera, se creó una atmosfera tradicionalista rígida dentro de la cual algunas personas ahora podían pre tender actuar como medios especiales entre los poderes terrenales y celestiales. La curación era solo una posible expresión de la nueva idea dominante de santidad que, en su forma cristiana más habitual, se manifestaba a través de los milagros que imitaban las acciones curativas del médico: los milagros de curación. La curación adquirió un nuevo estatus en la doctrina cristiana como un acto de caridad, un arte practicado por devoción religiosa en lugar de una técnica especializada y un tema de investigación objetiva. Sobre todo, la curación fue un acto de la benevolencia divina y la fe se constituyó como el recurso terapéutico definitivo. La enfermedad, por su parte, se concibió como un castigo por el pecado, la posesión demoníaca o la brujería.

Los griegos habían reverenciado el cuerpo sano; la doctrina cristiana despreciaba la carne y deseos físicos, sin embargo, el cuerpo era el templo del alma y, por lo tanto, fue importante fortalecerlo físicamente tanto como fuera posible para resistir el mal (Brown, 1988). La actuación de los milagros de curación tuvo lugar dentro de una larga tradición de Medicina judía.

El Cristianismo extendió la tradición judía de curación. Si bien la curación se consideraba un acto de caridad piadosa, el sufrimiento era un juicio divino y una oportunidad privilegiada para demostrar fe devota. La Medicina monástica usó el poder de oración, encantamientos y la terapéutica milagrosa de la deidad utilizando regímenes higiénicos, drogas, sangrado y simples cirugías. Los monjes practicaban como médicos tanto dentro como fuera de sus comunidades. Sin embargo, la Medicina terrenal practicada en el mundo cristiano tomó más a menudo la forma de la provisión de refugio, enfermería y cuidado general de los enfermos, indigentes y rechazados (Ferngren, 1992). Los romanos establecieron enfermerías y hospitales para los esclavos enfermos del primer siglo d.C. y posteriormente también fueron utilizados por romanos libres o militares.
La administración romana se desintegró con la caída del Imperio en el año 476 d.C., lo cual condujo a una división entre Oriente y Occidente, que impactó en los recursos y en la población, y que condujo a la subida de impuestos, la reducción de las ventas y el aumento del desempleo. El Imperio fue sucedido por el desarrollo de nuevos reinos en Europa Occidental, con un Estado centralizado cada vez más reducido. En Occidente, a partir del siglo V, se produjo una serie de cambios complejos en términos geográficos, etnológicos y políticos, en los que cultura de los invasores bárbaros, el patrimonio clásico y las enseñanzas de la religión cristiana se moldearon juntos, pero torpemente. El Cristianismo desmitificó completamente la figura del emperador, considerado antes como un dios, lo que provocó el desinterés en la vida militar, por lo que el ejército dejó de ser la joya del Imperio que antes fuera; se contrataron bárbaros para formar las legiones; gente sin ninguna lealtad a Roma.

Se conocen muchos factores que influyeron en la caída del Imperio Romano, pero existe un elemento, un problema ambiental y de Salud Pública, que se dice contribuyó a su descenso. Los ciudadanos ricos en el Imperio utilizaban el plomo para todo. En el mundo romano era habitual encontrar este elemento incluso en los ámbitos más domésticos. Usaron plomo en sus utensilios de cocina, en el maquillaje de las matronas, como conservante alimentario e incluso en las tuberías que distribuían el agua potable. Ya que los romanos estaban en contacto frecuente con el plomo en grandes cantidades, muchos murieron por envenenamiento del mismo (saturnismo). Esta teoría, quizás un tanto exagerada, no goza de mucha aceptación, entre otras cosas debido a la falta de pruebas y a las cifras imposibles que se barajan. La toxicidad del plomo es innegable y posiblemente el uso de este metal fuese importante, pero parece atrevido acusarlo de la caída de un Imperio. Además, después de esto se siguió utilizando el plomo en objetos de uso cotidiano (incluso se cree que otros personajes históricos bastante posteriores padecieron saturnismo) y no parece haber causado la desaparición de ninguna sociedad.

En tiempos del Imperio Romano también existió una variedad de enfermedades diferentes que se propagaron rápidamente y causaron una alta tasa de mortalidad en la población. Las principales enfermedades fueron malaria (Plasmodium Falciparium), tuberculosis, fiebre tifoidea y ciertas dolencias digestivas como la gastroenteritis. Las batallas en el Coliseo también contribuyeron a la propagación de enfermedades, dado que la sangre y los cadáveres de los gladiadores permanecían expuestos en el suelo. En otros casos, aquellos que no poseían capacidad económica para proveerse un hogar, se fueron a vivir a las calles, lo que los expuso a contraer la peste y otras enfermedades.

Después de la caída del Imperio Romano, muchas ciudades de Europa cayeron en manos de las guerras de las tribus bárbaras. La infraestructura romana se destruyó y se perdió su conocimiento. Esto dio inicio al período de la historia de la humanidad conocida como la Edad Oscura (Maldonado, Prieto, Cobos y Cristancho, 2010).
 
Referencia bibliográfica y nota de la Redacción de Ibercampus.es:

Esta lectura consta de cinco piezas, con el imperativo de enfocar los graves problemas actuales desde la comprensión de los sistemas adaptativos complejos (SAC) de la naturaleza que recomienda el consejo editorial de ibercampus.es.

En la primera se esas piezas ya reproducimos la referencia bibliográfica de esta historia de la salud pública que aparece en el primer tomo de "Complejidad y Salud" (Universidad El Bosque),  gracias a la colaboración de la autora, la profesora Laura Julieta Vivas:

La salud pública, a la luz de la historia:

1) Los inicios. Astros y dioses cuando la prioridad era encontrar suficiente comida, no sobrevivir a las epidemias

2) El mundo greco-romano. Adiós a la medicina sacerdotal: Apolo, dios de la cura, fue reemplazado por Asclepio, héroe médico

3) Edad Media. Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados


4) Iluminación,revolución e ilustración. Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones, pero más saludables

5) Los ciudadanos democráticos. Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar el virus de la viruela


Estas cinco piezas han sido sacadas por Ibercampus.es del primer capítulo de la obra cuyo índice aparece a continuación, titulada:

Salud pública y complejidad. Historia, conceptos, ejes
Colección Complejidad y Salud, Vol. 1 

© Editorial Universidad El Bosque 
Rectora: María Clara Rangel Galvis

Presentación
cap. 1 Historia de la Salud Pública
Laura Julieta Vivas
cap. 2 ¿Por qué es imposible la política pública en salud como la conocemos?
Luis Alejandro Gómez Barrera
cap. 3 Epigenética y Salud Pública
Santiago Galvis Villamizar
cap. 4 Salud entre determinismo y complejidad biológica: de la aserción genética molecular a la complejidad Eco/Evo/Devo
José Vicente Bonilla
cap. 5 Las Ciencias de la Complejidad y la salud organísmica amplían la comprensión de la vida humana
Chantal Aristizábal
cap. 6 Salud y/como grados de libertad
Carlos Eduardo Maldonado
Los autores
Índice onomástico


© Carlos Eduardo Maldonado (Comp.)
© Laura Julieta Vivas
© Luis Alejandro Gómez Barrera
© Santiago Galvis Villamizar
© José Vicente Bonilla
© Chantal Aristizábal Tobler
Facultad de Medicina
Primera edición, abril de 2019
ISBN: 978-958-739-153-4 (Impreso)
ISBN: 978-958-739-154-1 (Digital)
Editor: Miller Alejandro Gallego Cataño
Dirección gráfica y diseño: María Camila Prieto Abello
Corrección de estilo: Andrés Velez
Hecho en Bogotá D.C., Colombia
Vicerrectoría de Investigaciones
Editorial Universidad El Bosque
Av. Cra 9 n.° 131A-02, Bloque O, 4.° piso
+57 (1) 648 9000, ext. 1395
editorial@unbosque.edu.co
www.uelbosque.edu.co/investigaciones/editorial
Impresión: LB Impresos
Abril de 2019

Otros asuntos de Libros
"El psicoanalista"
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website ibercampus.mx tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de ibercampus.mx y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Ibercampus.mx declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Vanity Fea
Pandemia de Pánico
José Ángel García Landa
El Envés
Covid-19: de nada sirve sólo limar los dientes al lobo
José Carlos García Fajardo
Intangible del cambio
Mujer y tecnología. Por Olga Rodríguez Albuger
Mar Souto Romero
Transitar por Eurolandia
Los duendes financieros de la UE y el coronavirus
Donato Fernández Navarrete
El factor humano
Movilizar la adhesión y el compromiso en los procesos de cambio
Marta Santos Romero
Your international partner on-line
Entrevista a Ángel Luis Vázquez Torres, experto en Concurso de Acreedores
Ángel Luis Vazquez Torres
Inclusión financiera
Hacia un pacto social europeo post COVID con más y mejor Green Deal
Carlos Trias
Infolítico
En las crisis de interdependencia que trae el COVID, sostener y enmendar,vacunas también necesarias
Gustavo Matías
Cromatismos
Entre la educación presencial y la educación virtual
Germán Espinosa Monsu
Desde mi trastorno bipolar
Covid-19 ¿Por qué lo vivimos de forma traumática? testimonio personal
Beatriz Tarancón Sánchez
Economía sin dirigir
La encrucijada del salario mínimo
Iván Campuzano
Futurolandia
Antonio Pulido, pasión por la economía y mucho más
Antonio Pulido
Economía Zen
En el Mar Menor el tamaño si importa
Miguel Aguado Arnáez
¿Hay derecho?
Los riesgos de consumidores en la contratación a través de plataformas intermediarias en línea
Matilde Cuena Casas
Sociedad Inteligente
Presentación del libro "2025: Bienvenidos a la Sociedad Inteligente"
Rafael Martinez-Cortiña y Mar Souto Romero
Universidad y futuro
Fanny Rubio, perfil de una profesora universitaria
Eva Aladro Vico
Desde China
La ciudad china de Hangzhou gestiona su tráfico con inteligencia artificial
Di Wang
Miss Controversias
Las matemáticas en el desarrollo económico actual
Ana González
Solidarios
El arte alivia y puede curar dolencias mentales
Carlos Miguélez Monroy
Cuestión de estilo
El lenguaje oscuro también puede ser una "jerga de rufianes"
Javier Badía
Vueltas al conocimiento
El caso Asunta, la violencia simbólica contra las mujeres en los medios
Fátima Arranz
Gobierno y bien común
España será el epicentro de la nueva economía
Diego Isabel
Al otro lado del marketing
Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft se unen para frenar el terrorismo en Internet
Clemente Ferrer
Goliardos s.XXI
Suicidio de la democracia
J. A. Ventín Pereira
Luces de Bruselas
Fondos Estructurales y Fondos de Inversión Europeos
Raúl Muriel Carrasco
¿Quiere un blog propio y leído en todas las universidades?
Infórmese aquí
LIBROS
Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar un virus: el de la viruela
Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones y soluciones: hacia un mundo más saludable
Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados por epidemias
Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico
La bonanza de los recursos naturales para el desarrollo: dilemas de gobernanza en Latinoamérica
Pensamiento mágico-religioso, astros y dioses,cuando la prioridad no era sobrevivir a las epidemias
TESIS Y TESINAS
Equilibrio y control postural en la niñez autista, claves para mejorar su integración sensorial
China tiende a elevar su influencia al sur de Panamá y EEUU al norte, geográfica y funcionalmente
Banco de España urge reforzar educación y formación de habilidades con el Fondo de Reconstrucción
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS