Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

27/5/2018  
      en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
Políticas
Políticas de inclusión
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad y consumo
Deportes
Debates
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias jóvenes
Empresas y RSC
Universidades
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
El 68% de las empresas aseguró no haber desinvertido en México por razones de seguridad
La posible salida de México de Telefónica
Las empresas brasileñas deben mejorar en materia de DDHH
ACCOR MÉXICO
AMANCO DE MÉXICO
AMERICAN EXPRESS COMPANY (MÉXICO) S.A. DE C.V.
AMWAY DE MÉXICO
ARANCIA INDUSTRIAL
ARCA CONTINENTAL
BBVA BANCOMER
CADENA COMERCIAL OXXO, S.A. DE C.V.
CEMEX MÉXICO
CEUTA PRODUCE.
CINÉPOLIS
COCA - COLA DE MÉXICO
COOPERATIVA LA CRUZ AZUL, S.C.L
DANONE DE MÉXICO
DEL CAMPO Y ASOCIADOS S.A. DE C.V
DELOITTE
DELPHINUS
DESCAFEINADORES MEXICANOS S.A. DE C.V
EDENRED
ELI LILLY MÉXICO
EXPOK 
FEMSA LOGISTICA, S.A. DE C.V.
FINANCIERA INDEPENDENCIA
FINANCIERA PLANFIA
GAS NATURAL FENOSA EN MÉXICO
GNP SEGUROS
GRUPO ANJOR
GRUPO BIMBO
GRUPO CEMENTOS DE CHIHUAHUA
GRUPO DOLPHIN DISCOVERY
GRUPO FINANCIERO MONEX
GRUPO LALA
GRUPO MODELO
GRUPO PEÑAFIEL
GRUPO ZAPATA
HEWLETT PACKARD MÉXICO
HOLCIM MÉXICO S.A DE C.V
HOLDING DEL GOLFO
IMBERA (FEMSA EMPAQUES)
INDUSTRIAS PEÑOLES, S.A.B. DE C.V.
INTERCERAMIC
INTERPROTECCIÓN
ISBAN MÉXICO, S.A. DE C.V.
J.P. MORGAN GRUPO FINANCIERO, S.A. DE C.V.
JANSSEN DE MÉXICO, S. DE R.L. DE C.V.
JÁUREGUI, NAVARRETE Y DEL VALLE S.C.
JUGOS DEL VALLE
LABORATORIOS LIOMONT
MANPOWER GROUP
METLIFE MÉXICO
MICROSOFT MÉXICO
MONDELÉZ INTERNATIONAL
NESTLÉ MÉXICO, S.A. DE C.V.
NEXTEL DE MÉXICO
NOVARTIS
NUEVA AGROINDUSTRIAS DEL NORTE
PEPSICO ALIMENTOS MÉXICO
PHILIPS MEXICANA, S.A. DE C.V.
PRODUBAN MÉXICO
PRODUCTOS MEDIX S.A. DE C.V.
PROVIDENT MÉXICO
PWC MÉXICO
SANTANDER
SC JOHNSON
SEGUROS MONTERREY NEW YORK LIFE
SHELL
SIEMENS
SISTEMA DE CRÉDITO AUTOMOTRIZ, S.A. DE C.V. (SICREA)
SODEXO MÉXICO ON-SITE SERVICES
SOLUCIONES 24/7
SOLUCIONES DINÁMICAS
SUKARNE
SURA MÉXICO
TELEFÓNICA MÉXICO
TELÉFONOS DE MÉXICO S.A.B. DE C.V. 
US COTTON MÉXICO S. DE R.L. DE C.V
WALMART DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA
ZIMAT CONSULTORES
UNIVERSIDADES Ampliar +  
UNAM relanza su canal de televisión
El conflicto en Iztapalapa continúa durante el periodo de vacaciones de la UNAM
Finaliza la tensión entre los estudiantes de la unidad Xochimilco y la UNAM
 Universidades










































Los grandes desafíos de la Unión (III): Sin unión fiscal, no hay unión económica y monetaria real


La unión económica y monetaria (UEM) es el último escalón de la integración económica y, conjuntamente con el mercado interior, conforman el mercado único de la Unión. La Eurozona es un área de integración monetaria pero al carecer de unión fiscal, no es todavía una unión económica propiamente dicha: es una UEM incompleta.
Transitar por Eurolandia 19 de junio de 2017 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en TwitterComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
 Noticias relacionadas
 La crisis cumplirá 10 años en Europa con una banca incapaz de que funcione bien la economía
 Uniones pendientes para que Europa funcione
 La mitad de los hogares ignora en qué mercado están su gas y electricidad
 España duplica la media de la Unión Europea en litigios civiles y mercantiles
La UEM se fundamenta en tres pilares: la unión monetaria, la unión fiscal y las medidas complementarias (de coordinación, control y supervisión de políticas nacionales) que sean necesarias para que aquella funcione de forma correcta.
La UEM fue creada y regulada por el Tratado de Maastricht de 1993 como una política de competencia exclusiva de la Unión, pero se hizo de manera deficiente como ha puesto de manifiesto la crisis de 2008, lo que ha obligado a reforzarla.

En propiedad, el Tratado Maastricht no reguló el conjunto de lo que teóricamente se entiende por UEM, sino solo una parte de la misma: la unión monetaria y con no pocas limitaciones. Para que la política monetaria sea realmente eficaz tiene que venir acompañada de una política fiscal común.

En definitiva, la Eurozona es un área de integración monetaria pero no es todavía una unión económica propiamente dicha. La UEM fue diseñada por el Tratado de Maastricht de una forma dual: un ámbito de integración (el pilar monetario) y otro de cooperación (el pilar fiscal). Las principales consecuencias que se derivan de esa dualidad son básicamente las dos siguientes: la primera, que el BCE ha carecido de competencias suficientes para hacer frente con celeridad a la crisis económica; y la segunda, que al tener que recurrir la Unión a los Estados para la componente fiscal, éstos no han cooperado en la medida necesaria ya que sus objetivos difieren al no padecer la crisis en el mismo grado. Las políticas complementarias de control y supervisión (caso, por ejemplo, del Pacto de Estabilidad y Crecimiento –PEC-), debido a su limitado grado de exigencia, también han fallado.
 
El organismo que se encarga de la política montería en la Eurozona es el Banco Central Europeo (BCE), una institución supranacional que goza, siguiendo el modelo alemán del Bundesbank, de autonomía propia quedando al margen del control político de las restantes instancias nacionales y comunitarias. En sentido estricto, el objetivo principal que se le asigna al BCE es el de velar por la estabilidad de precios en la zona del euro (para que el nivel de inflación se sitúe en torno al 2% de crecimiento anual); no obstante, en sentido más amplio, los tratados también le asignan funciones más genéricas como la de contribuir -como al resto de las instituciones de la Unión-, a conseguir los múltiples objetivos que establece artículo 3 del TUE: un desarrollo sostenible basado en un crecimiento económico equilibrado y con estabilidad de los precios, una economía social competitiva que aspire al pleno empleo y al progreso social, etc.

En consecuencia, entre la jerarquía de objetivos que persigue el BCE, la estabilidad de precios es la principal y la más específica, pero no la única. Pero el concepto de estabilidad no debe limitarse a controlar la inflación, sino que ha de extenderse a la estabilidad financiera en general; para ello, entre las funciones del BCE, ha de estar, por ejemplo, la de ser prestamista de última instancia del sector bancario y, si las condiciones económicas lo requieren, incluso del tesoro público.

La crisis económica que se inició en 2008, ha puesto de manifiesto las muchas deficiencias de las que adolece la UEM y lo limitado de las funciones del BCE para regular la política monetaria. Por ello ha sido necesario tomar una serie de medidas adicionales que permitan apalancar el euro, aunque no han logrado completar la UEM. Entre tales medidas deben distinguirse las de carácter intergubernamental (entre Estados de la Eurozona) y las que afectan directamente al BCE.

Las medidas intergubernamentales han sido de dos tipos: la primera, la creación de un fondo de rescate permanente (en sustitución de otros provisionales) denominado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que entró en vigor el 1 de julio de 2012 y cuya finalidad principal es la de gestionar las situaciones de crisis que puedan presentarse en la Eurozona –caso de rescate de Estados-; y la segunda, un tratado intergubernamental –también entre Estados de la Eurozona- denominado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza -que entró en vigor el 1 de enero de 2013-; un instrumento conocido como Pacto Presupuestario Europeo (European Fiscal Compact), que dota a la UEM de un mayor control y supervisión de las finanzas públicas de los Estados y que viene a reforzar al desprestigiado PEC adoptado en 1997.

El segundo grupo de medidas tratan de incrementar las funciones del BCE. Básicamente también se reducen a otras dos. Una de ellas, es la unión financiera: la bancaria y del mercado de capitales; la bancaria, aunque no se ha concluido sí está muy avanzada: contempla un mecanismo único de supervisión y un mecanismo también único de resolución de crisis bancarias, con el fin de conseguir una regulación homogénea para la Eurozona que acabe con la casuística de las normas nacionales (norma aplicada por primera vez el pasado 6 de junio al Banco Popular que fue adquirido por el Santander por un euro -naturalmente haciéndose cargo de sus deudas-, con pérdida total de las inversiones de accionistas y otros titulares de híbridos del mencionado banco quebrado); la segunda, la unión del mercado de capitales, no se ha iniciado.

La otra medida de refuerzo de las funciones del BCE, es de tipo no convencional y por tiempo limitado; la ha tomado el BCE de manera autónoma –siguiendo los ejemplos del Banco de Japón, la FED y el Banco de Inglaterra- y se conoce como Quantitative Easing y consiste en comprar activos solventes en el mercado secundario (básicamente deuda pública) y, como contrapartida, incrementar la liquidez (crear nuevo dinero) con el fin de incrementar el crédito al sector privado.

La política fiscal: segundo pilar de la UEM

Pero una unión económica exige, como segundo pilar, una política fiscal supranacional que también sea común, que cuente con impuestos propios que le permita financiar un presupuesto de la Unión que multiplique por varias veces el actual que, en términos redondos, se sitúa en el 1% de su PIB. El presupuesto de la Unión se nutre de recursos propios (no de impuestos comunitarios), salvo el de aduanas, que tiene escasa capacidad recaudatoria. Una fiscalidad común ayudaría al BCE a cumplir plenamente con todas sus funciones, entre ellas la de prestamista de último recurso.

Entre la política monetaria y fiscal existen notables diferencias. Una de las principales reside en que mientras la primera no es descentralizable, la fiscal sí puede serlo. La política monetaria es, en primer lugar, política, esto es, exige de una autoridad de decisión única e independiente del gobierno, que es la que la fija y conduce; y, en segundo lugar, es monetaria; es decir, es una política muy centralista que no admite interferencias nacionales ni de otras instituciones de la Unión. En cambio, la política fiscal puede ser compatible con la existencia de varios centros políticos de decisión: comunitario, nacional, regional y local.

Hasta el presente, la UE ha carecido de unión fiscal y no existen perspectivas de conseguirla en un futuro próximo por falta de voluntad de los Estados. En el presente la Unión no tiene competencias en este ámbito, que continúa en manos de los Estados y cuya modificación está sujeta al principio de unanimidad del Consejo. Este principio obliga a consensuar entre los mismos cualquier acuerdo que afecte a la fiscalidad, lo que se convierte en un corsé que impide –o hace sumamente complicado- cambiar el actual modelo de financiación del presupuesto, como, por ejemplo, introducir impuestos de la Unión; o poder incrementar el presupuesto actual en el grado necesario para llevar a cabo políticas anticíclicas y realmente redistributivas; o algo aparentemente tan simple como es eliminar los paraísos fiscales existentes en el propio territorio de la Unión.

La unión fiscal implica la creación de un tesoro público supranacional que gestione de forma autónoma los ingresos y gastos públicos y que cuente, además, con capacidad para endeudarse. Recuérdese que el actual presupuesto común legalmente no puede prever déficit ni superávit: ha de estar equilibrado sin posibilidad de emitir deuda pública.

Pero la UE no solo carece de unión fiscal, es que ni tan siquiera están armonizados los principales impuestos estatales, salvo los que más directamente afectan al mercado interior, como son el IVA y los impuestos especiales; y ambos con una armonización bastante deficiente. Para llevarla a cabo también se requiere la unanimidad del Consejo, lo que explica, por ejemplo, que no se haya realizado en la imposición directa.

Las diferencias entre los sistemas tributarios de los Estados miembros son muy acentuadas. Existe un considerable número de figuras tributarias -más de 600-, que al estar sujetas a diferentes normas, dificultan su armonización, lo que afecta muy negativamente al mercado único. Por ello es necesario comenzar por reducir numéricamente tales figuras; y, acto seguido y en las que sea necesario, homogeneizar sus bases tributarias y exenciones fiscales, así como aproximar los tipos impositivos con el objeto de evitar agravios comparativos entre Estados, como actualmente ocurre, por ejemplo, con el impuesto sobre sociedades.

Al no contar con unión fiscal, la UE –más concretamente la Eurozona- no puede realizar lo que se conoce como policy mix, una combinación de política monetaria y fiscal que es el principal instrumento con el que a corto plazo cuenta un gobierno para luchar contra los choques asimétricos que producen las crisis económicas. Sirviéndose de ambas, se puede impulsar la inversión que es la que posibilita el crecimiento económico y el empleo; así como una mejor redistribución social de la renta y una mayor convergencia económica entre los Estados. En dicha combinación, la política monetaria la conduce el banco central mediante el control de la oferta monetaria, y la fiscal, el gobierno a través del presupuesto.

Pero como la UE no puede utilizar como instrumento autónomo la política fiscal, no tiene más opción que recurrir a los Estados para que rellenen ese hueco. Ello requiere articular procedimientos de cooperación entre los mismos que, aun cuando estén bajo la supervisión de la Unión, siempre son lentos y difíciles de conseguir. Precisamente una de las razones de la profundidad de la crisis económica en la UE y su mayor dificultad de superarla en comparación, por ejemplo, con Estados Unidos que lo consiguió en menos de dos años, se atribuye a la falta de unión fiscal, que es lo que impidió actuar con prontitud y contundencia desde sus inicios.

Las iniciativas de la Comisión y de sus organismos asesores para conseguir la unión fiscal han sido, hasta el presente, muy escasas y de muy poco alcance. La Comisión no ha hecho ninguna propuesta que haya tenido cierto calado. El celebrado Informe de los cinco presidentes (para Realizar la Unión Económica y Monetaria europea”), que es la guía que sigue la Unión para completar la unión económica y monetaria, tampoco propone nada que se parezca a una unión fiscal supranacional, así como tampoco lo hace con claridad el reciente –y por lo demás interesante- Documento de la Comisión de reflexión sobre la “Profundización de la unión económica y monetaria”. Tales documentos continúan confiando la componente fiscal a los Estados, aunque reforzando la supervisión con estabilizadores presupuestarios a lo largo del ciclo económico para hacer frente a los choques asimétricos. Pero la Comisión no solo no prevé contar con unión fiscal en un futuro próximo, es que ni tan siquiera se plantea la necesidad de profundizar en la armonización impositiva, salvo determinados aspectos relativos a la base imponible del impuesto sobre sociedades.

En 2014, el principal órgano de consulta de la Comisión, el Comité Económico y Social Europeo (CESE), por iniciativa propia defendida por los españoles Carlos Trías como ponente y el profesor Gustavo Matías como experto, propuso una cooperación reforzada entre Estados con el fin de establecer un presupuesto federal para la Eurozona, que fuese complementario del de la UE. En el dictamen de ese año, también aparece que la financiación de dicho presupuesto se realice creando nuevos impuestos de ámbito común, y en concreto cita los cinco siguientes: sobre transacciones financieras, sobre energías no renovables, una contribución temporal sobre los excedentes en balanza de pagos de los Estados superiores al 6 % del PIB (se supone que se refiere al saldo por operaciones corrientes), sobre la emisión de bonos garantizados conjuntamente y la participación en los ingresos de señoreaje por emisiones de billetes en euros. El CESE también propone la necesidad de crear una autoridad fiscal para la zona euro con capacidad de recaudación y de inspección de tales impuestos. Por el lado de los gastos, este nuevo presupuesto permitiría asumir un seguro común de desempleo para la Eurozona, incrementar las políticas de cohesión en la misma y realizar inversiones sostenibles asociadas a la economía verde.

Para hacer posible la unión fiscal es necesario sustituir la regla de la unanimidad del Consejo por la de  mayoría cualificada. Y también dotar a la autoridad fiscal de competencias adecuadas para supervisar las políticas económicas de los Estados, incluida la capacidad de veto de todas aquellas que estime negativas para la UEM, entre las que naturalmente estarían las de carácter presupuestario.

En fin, sin unión fiscal no puede existir unión económica y monetaria y ésta, a su vez, exige de unión política, pero esa es otra cuestión de la que nos ocuparemos en otro artículo.
 

Vídeo del seminario previo de difusión dela iniciativa donde Trías y Matías expusieron ideas de union fiscal para completyar la union bancaria en 2013

Otros asuntos de Blogs
Fermín Alcoba: un almeriense en los organismos internacionales
El contubernio catalán (III): El desenlace del Procés y el futuro de Cataluña
El contubernio catalán (II): La comunión nacionalista.
El contubernio catalán (I): Las tribus y el nacional populismo
Los grandes desafíos de la Unión (y V): Hacia la integración política. ¿Una Europa federal?
Los grandes desafíos de la Unión (IV): Las fronteras de la Unión y el problema turco
Los grandes desafíos de la Unión (II): Adiós al Reino Unido (Brexit means Brexit)
Los grandes desafíos de la Unión (I). Planteamiento general
El Brexit, una gran oportunidad para consolidar la Unión
Sin controles eficientes, la democracia se debilita
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website ibercampus.mx tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de ibercampus.mx y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Ibercampus.mx declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Sociedad Inteligente
2025. Bienvenidos a la Sociedad Inteligente
Rafael Martinez-Cortiña y Mar Souto Romero
Lecturas de un viejo profesor
Responsables del medio ambiente
José Carlos García-Fajardo Lecturas
Neuronas del alma. El intangible del cambio
La computación afectiva ya conoce tus emociones
Mar Souto Romero
Futurolandia
De la economía de los datos a la economía del conocimiento
Antonio Pulido
Vanity Fea
Firma contra Torra
José Ángel García Landa
Transitar por Eurolandia
Fermín Alcoba: un almeriense en los organismos internacionales
Donato Fernández Navarrete
Your international partner on-line
Blockchain: la tecnología de moda
Ángel Luis Vazquez Torres
Infolítico
El peligro de Trump para la supremacía de EEUU
Gustavo Matías
El Envés
En el umbral de una Nueva Era
José Carlos García Fajardo
Universidad y futuro
Fanny Rubio, perfil de una profesora universitaria
Eva Aladro Vico
Desde mi trastorno bipolar
El consentimiento informado de los pacientes de Salud Mental
Beatriz Tarancón Sánchez
Inclusión financiera
Situar las finanzas al servicio de la sostenibilidad
Carlos Trias
Desde China
La ciudad china de Hangzhou gestiona su tráfico con inteligencia artificial
Di Wang
Miss Controversias
Las matemáticas en el desarrollo económico actual
Ana González
¿Hay derecho?
Segunda oportunidad, crédito público y ayudas de Estado.
Matilde Cuena Casas
Solidarios
El arte alivia y puede curar dolencias mentales
Carlos Miguélez Monroy
Cuestión de estilo
El lenguaje oscuro también puede ser una "jerga de rufianes"
Javier Badía
Economía sin dirigir
La Comunidad de Madrid, líder en creación de empleo de calidad
Iván Campuzano
Vueltas al conocimiento
El caso Asunta, la violencia simbólica contra las mujeres en los medios
Fátima Arranz
Gobierno y bien común
España será el epicentro de la nueva economía
Diego Isabel
Al otro lado del marketing
Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft se unen para frenar el terrorismo en Internet
Clemente Ferrer
Goliardos s.XXI
Suicidio de la democracia
J. A. Ventín Pereira
Economía Zen
Digamos no al miedo
Miguel Aguado Arnáez
Luces de Bruselas
Fondos Estructurales y Fondos de Inversión Europeos
Raúl Muriel Carrasco
¿Quiere un blog propio y leído en todas las universidades?
Infórmese aquí
LIBROS
La ineficacia de la desigualdad
Qué está pasando con tu Sanidad
Libro
Crisis y reinvención del capitalismo. Capitalismo global interactivo
La guardia pretoriana. Ascenso y caída de la escolta imperial de Roma
¿Quién alimenta realmente al mundo?Fracaso de la agricultura industrial ypromesa de la agroecologia
TESIS Y TESINAS
España, 10º país en investigación en salud
cambio en Venezuela
Las mentiras tienen un 70% más probabilidades de ser retuiteadas que la verdad
Diversión y comodidad, principales principios orientadores de las TICs en la universidad
Cuando los estudiantes usan las herramientas tecnológicas sin fines educativos
Hasta en África SubSahariana la lucha contra la corrupción pasa por el gobierno electrónico
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS