Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

23/1/2018  
      en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
Políticas
Políticas de inclusión
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad y consumo
Deportes
Debates
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias jóvenes
Empresas y RSC
Universidades
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
El 68% de las empresas aseguró no haber desinvertido en México por razones de seguridad
La posible salida de México de Telefónica
Las empresas brasileñas deben mejorar en materia de DDHH
ACCOR MÉXICO
AMANCO DE MÉXICO
AMERICAN EXPRESS COMPANY (MÉXICO) S.A. DE C.V.
AMWAY DE MÉXICO
ARANCIA INDUSTRIAL
ARCA CONTINENTAL
BBVA BANCOMER
CADENA COMERCIAL OXXO, S.A. DE C.V.
CEMEX MÉXICO
CEUTA PRODUCE.
CINÉPOLIS
COCA - COLA DE MÉXICO
COOPERATIVA LA CRUZ AZUL, S.C.L
DANONE DE MÉXICO
DEL CAMPO Y ASOCIADOS S.A. DE C.V
DELOITTE
DELPHINUS
DESCAFEINADORES MEXICANOS S.A. DE C.V
EDENRED
ELI LILLY MÉXICO
EXPOK 
FEMSA LOGISTICA, S.A. DE C.V.
FINANCIERA INDEPENDENCIA
FINANCIERA PLANFIA
GAS NATURAL FENOSA EN MÉXICO
GNP SEGUROS
GRUPO ANJOR
GRUPO BIMBO
GRUPO CEMENTOS DE CHIHUAHUA
GRUPO DOLPHIN DISCOVERY
GRUPO FINANCIERO MONEX
GRUPO LALA
GRUPO MODELO
GRUPO PEÑAFIEL
GRUPO ZAPATA
HEWLETT PACKARD MÉXICO
HOLCIM MÉXICO S.A DE C.V
HOLDING DEL GOLFO
IMBERA (FEMSA EMPAQUES)
INDUSTRIAS PEÑOLES, S.A.B. DE C.V.
INTERCERAMIC
INTERPROTECCIÓN
ISBAN MÉXICO, S.A. DE C.V.
J.P. MORGAN GRUPO FINANCIERO, S.A. DE C.V.
JANSSEN DE MÉXICO, S. DE R.L. DE C.V.
JÁUREGUI, NAVARRETE Y DEL VALLE S.C.
JUGOS DEL VALLE
LABORATORIOS LIOMONT
MANPOWER GROUP
METLIFE MÉXICO
MICROSOFT MÉXICO
MONDELÉZ INTERNATIONAL
NESTLÉ MÉXICO, S.A. DE C.V.
NEXTEL DE MÉXICO
NOVARTIS
NUEVA AGROINDUSTRIAS DEL NORTE
PEPSICO ALIMENTOS MÉXICO
PHILIPS MEXICANA, S.A. DE C.V.
PRODUBAN MÉXICO
PRODUCTOS MEDIX S.A. DE C.V.
PROVIDENT MÉXICO
PWC MÉXICO
SANTANDER
SC JOHNSON
SEGUROS MONTERREY NEW YORK LIFE
SHELL
SIEMENS
SISTEMA DE CRÉDITO AUTOMOTRIZ, S.A. DE C.V. (SICREA)
SODEXO MÉXICO ON-SITE SERVICES
SOLUCIONES 24/7
SOLUCIONES DINÁMICAS
SUKARNE
SURA MÉXICO
TELEFÓNICA MÉXICO
TELÉFONOS DE MÉXICO S.A.B. DE C.V. 
US COTTON MÉXICO S. DE R.L. DE C.V
WALMART DE MÉXICO Y CENTROAMÉRICA
ZIMAT CONSULTORES
UNIVERSIDADES Ampliar +  
UNAM relanza su canal de televisión
El conflicto en Iztapalapa continúa durante el periodo de vacaciones de la UNAM
Finaliza la tensión entre los estudiantes de la unidad Xochimilco y la UNAM
 Universidades










































Signos de los tiempos, hace 10 años—y hoy.

El Zeitgeist proabortista


Recojo aquí un artículo sobre la polémica de la legalización del aborto hace 10 años, cuando regía la antigua ley al respecto que "despenalizaba" algunos casos de aborto, antes de la actual que reconoce el aborto como una conquista social y un derecho. De delito a derecho subvencionado, vamos. Me dirán que el artículo tiene años. Pero oigan, SIETE AÑOS lleva el Tribunal Constitucional "estudiando" el recurso a la actual ley. Y sumando. El tema es de actualidad; es nuestro tiempo el que es así.
Vanity Fea 1 de diciembre de 2017 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en TwitterComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
El Zeitgeist proabortista

Escribo esto a cuenta de lo de las siniestras clínicas con trituradora de fetos/bebés, recientemente descubiertas. Se ha detenido a algún médico "rompecocos" (es el término utilizado por ellos para llamar a lo que hacen varias veces al día), pero la mayoría siguen rompiendo cocos en serie sin mayor problema: es legal sobre el papel, o sea, legal. Pero ha vuelto una vez más el tema del aborto a primera plana de las noticias. Y a última plana: me parece que la columna de Cristina Fallarás en la última página del ADN de hoy ("Aborto, qué sorpresa") es buena muestra del pensar mayoritario sobre el tema. Es una muestra al menos de las actitudes mayoritarias el pensar 'feminista' o 'izquierdista'. Es más, es representativa de las actitudes que hoy se aceptan como generalmente admisibles en el debate público torno a la cuestión. La lógica que usa también me parece representativa, y digna de análisis. No es un sesudo artículo, sino más bien un artículo descerebrado, y de ahí su valor representativo. En rojo, su artículo; en negro, mi comentario:

Aquí, claro, nadie se había dado cuenta de que los hospitales públicos, "los del seguro," no practican abortos. Nadie se había dado cuenta de que, cuando las mujeres deciden abortar, se las suele enviar a clínicas privadas.

En efecto, todos fingíamos. Pero Fallarás acertará, y denunciará la hipocresía general, de la cual ella está exenta. Con su ironía.

Aunque habría que matizar que "se las suele enviar" es tendencioso. En un artículo que defiende el derecho de la mujer a elegir, tendría que decir que las mujeres eligen ir a clínicas privadas. A veces, siguiendo consejos de quien sea (eligiendo seguirlos); a veces, van tras haber sido denegado el aborto en un hospital público. Pero no "se las envía". Van. Y no se trata de que "las mujeres deciden abortar", decisión que (según nos contará luego Fallarás) sólo les compete a ellas: se trata de buscar colaboración y ayuda y financiación pública para la práctica de un aborto.

Este es otro punto muy importante del Zeitgeist: todo lo que no es punible es subvencionable. El gobierno PSOE trabaja cuanto puede, ciertamente, por implementar este criterio.

Pero evidentemente, este ideal no está aún plenamente realizado. Así que si no corresponde colaborar y ayudar en el lugar donde se ha solicitado, "se enviará" a la mujer a la clínica privada, o al cuerno, o a donde sea. Igual que si le van a Cristina Fallarás a exigir que ayude a practicar un aborto. Pues supongo que evaluará el caso, y luego enviará a la interesada a donde corresponda, habida cuenta de sus responsabilidades, su situación profesional, etc. Desde el principio del artículo se introduce la presuposición, claro, de que el seguro debería pagar todos los abortos sin condiciones. Lo cual es mucha presuposición. Para empezar, presupone una ley distinta de la que tenemos, que es a lo que va el artículo, y el Zeitgeist proabortista. Lo que va a hacer Fallarás es acusar a los hospitales públicos de hipocresía por cumplir la ley: —no a las clínicas privadas (o a usted o a mí) por no cumplirla. Ojo, que no es lo mismo.

Allí, en la privada, aborta más del 90% de las mujeres. Vamos, todas. Pero justo ahora la ciudadanía cae del guindo. Y digo la ciudadanía, porque en la Administración lo saben bien y lo toleran. Y lo practican.

Bueno, en la Administración practican la hipocresía en todo caso. El aborto, está menos claro. Quien practica el aborto libre y masivo (como el amor libre pero pagando que decía el catalán) es la privada, no la Administración.

Pongamos—porque los datos bailan—que el año pasado abortaran 80.000 mujeres en España, que se sepa.

80.000 españolas, será. Aparte hay una peregrinación de extranjeras que vienen aquí como antaño iban a Londres, sabiendo que la ética, o la ley, o las dos, están flojas si la bolsa sona. Una industria nacional, vamos, y una industria que va a ir a más en Cataluña en concreto con los planes del Tripartito, y no lo dudemos, también en España con sólo que continúe la cosa como está en términos legales: sin necesidad siquiera de que IU y el ala Progre-SSista del PSOE introduzcan el llamado "aborto libre". (Habría que preguntar, por cierto, si contaría técnicamente como aborto para ellos, y habría de ser subvencionable con los impuestos de todos, el infanticidio del bebé tras el parto natural, con tal de que se le rompa el coco antes de cortar el cordón umbilical. O si habría que recurrir a la inyección letal para que naciera muerto. Es un tecnicismo).

Eso quiere decir que, en 80.000 casos de gestación, la embarazada presentaba problemas psíquicos o físicos, corría riesgo la vida del feto o era fruto de una violación. Muchos casos, claro.

¿La vida del feto? De la madre, será. La del feto me temo que en el caso del aborto no importa que corra riesgo, puesto que de eso se trata, de que corra riesgo, ¿no? Creo que se refiere Fallarás (pero se ha liado) a graves malformaciones del feto. Físicas. Las graves malformaciones psíquicas no cuentan: esas las encontramos por la calle todos los días, y en cualquier página del periódico.

En fin, que reconoce Fallarás que algo falla en los 80.000 (o 160.000) casos. Que la ley es un coladero. Y nos va a proponer no que se aplique bien, sino que se suprima.

Y que sean tantos responde exactamente a una sola razón: a que la ley española exige que sea así. Porque para abortar aquí tiene que darse al menos uno de esos tres requisitos.

Obsérvese el razonamiento. La voluntad de abortar es lo dado, el punto de partida incuestionado. Queremos abortar. Y queremos bien, por supuesto. Ahora bien, sólo podemos si se da uno de esos tres supuestos (y no se da). Ergo... que se dé, y punto. Y el rompecocos lo dará por bueno. Y Fallarás, también. (Y encima nos llamará hipócritas a los demás).

Esto es como decir: no quiero ir al trabajo, que es muy duro y no lo deseo para mí. Pero: sólo puedo quedarme en casa si un médico me da la baja porque estoy enfermo (que no lo estoy, hay que joderse). Ergo: que me la dé (previo pago). Es más: que se cree una oficina de médicos especializada en dar la baja a quien la pida, y sin pagar. ¿Y los derechos del pagano, me dirán? Ah, pero es que el pagano no tiene derechos. En el caso que nos ocupa, sólo tiene derecho a que le rompan el coco.

Los de Sanidad lo saben, y por eso mandan a las mujeres a abortar a clínicas privadas.

Si eso hacen los de Sanidad, y Fallarás lo sabe, debería denunciarlos. Huy, pero qué digo.

No descarto que haya casos de médicos que no practican el aborto en su hospital, pero luego sí lo hacen en la privada, que renta más. Es evidente que falta inspección y voluntad de inspeccionar en estos casos. Y ahí estoy de acuerdo con Fallarás. Pero me temo que las consecuencias que extraemos son totalmente contrarias. Lo que me parece inadmisible es decir, como me temo que quiere decir Fallarás, que la Sanidad pública, en cuanto tal ("los de Sanidad") envía a las mujeres a abortar a clínicas privadas por el hecho de no practicarles el aborto ya mismo allí en la pública. Esto es como si me dicen que los del banco me obligan a atracarlo, me abocan a ello, vamos, si son tan cabrones que no me conceden un préstamo a fondo perdido porque eso no entra en sus roñosos parámetros.

Si no fuéramos todos tan hipócritas

—tranquilos, que no cambia el tono. Está utilizando esa persona verbal que no viene en las gramáticas, la primera persona del plural no inclusiva—

admitiríamos que los médicos de los hospitales públicos no quieren firmar los daños psíquicos que la madre alega.

¿Qué os decía? Fallarás admite esto, por supuesto, luego "no es hipócrita". Es más, admite, o reclama, que los médicos deberían firmar esos daños psíquicos que la madre alega, o mejor no firmar nada, porque ¿quién mejor que la madre ("madre" es un decir—la embarazada que no quiere ser madre, sería más exacto... pero siempre da juego traer a las sufridas madres a colación, que madre no hay más que una—aun en una argumentación donde el papel de la madre es hacer triturar al "hijo")—quién mejor que la madre, digo, para autodiagnosticarse y conocer sus propios daños psíquicos? En especial los futuribles. De entre los cuales queda extraído del razonamiento, como con aspiradora, el posible daño psíquico causado por el acto de abortar. ¿Quién mejor que la madre, claman Fallarás, las Mujeres Dueñas de Su Cuerpo, e Izquierda Unida, para decidir si tiene un tumor o no, o si hay que amputarle la pierna o no?

A los de las privadas no les importa.

Ah, mira qué enrollados. Porque cobran, claro. A tanto el rompecocos, se me van los prejuicios rápido. Y si me suben el listón hasta los ocho meses, o hasta los nueve, o hasta estrangular al neonato, voy subiendo la tarifa—todo es cosa de coger la marcha.

Pero a estos tíos enrollaos no los critica Fallarás, no, ni a las tías enrolladas que usan su cuerpo y el del feto con libertad y autogestión. La elección y decisión de la mujer es sagrada; aparta y anula cualquier otra consideración. Por tanto es un pequeño defecto de los tíos enrollados el hecho de que cobren. Deberían hacerlo gratis. Y para eso está la pública. Y el dinero público, que no es de nadie. Es la propuesta de Fallarás. Igual ella misma se apuntaba a romper cocos, ya que tan bien le parece: honesto oficio, como cualquier otro. Con plus de progresía.

Si además tenemos en cuenta que cerca del 95% de las mujeres que abortan lo hacen acogiéndose a este supuesto, llegaríamos a la conclusión de que la mayoría de abortos son ilegales.

—¡Vade retro! Tanta ilegalidad es imposible. "¡Y si la hay, hay que cambiar la ley!"—me dice.

Como si me dicen que hay 80.000 atracos, es que debe ser que está mal la ley del atraco, y hay que cambiarla, y despenalizarlo. Que tantos atracadores no pueden estar equivocados.

Entonces los políticos tendrían que admitir que el error está en la Ley, que los supuestos sobran cuando se habla de un derecho.

Quod erat demonstrandum. Un derecho sin límites ni cortapisas de ninguna clase. Qué digo derecho: una obligación de todos, la de pagar los abortos barra libre. El derecho al aborto deducido del derecho del uso ilimitado y subvencionado del cuerpo de uno, o de una, que es reina. Como el derecho al suicidio (asistido por la seguridad social, claro), el derecho a las amputaciones cosméticas y a las operaciones de cirugía estética creativa por autoodio (pasen la factura al erario), el derecho a autodeclararse inválido permanente (con obligación del médico de certificarlo), y similares derechos de uso del propio cuerpo, que para eso tenemos libertad, y derechos, y recaudadores de Hacienda.

abortion
Así el razonamiento de Fallarás (Fallarás), y el de los periódicos que tan insensatamente difunden estas ideas por así llamarlas.

Lo peor, saben, es que casi todo el mundo tiene un pensamiento así de débil y nebuloso. Y que por tanto irá la cosa a más y más: no tanto sobre la letra de la ley, sino por la vía de los hechos. En democracia acaba imponiéndose la debilidad mental de la mayoría, aunque lleve en fila india a Hitler. Por la fuerza de las cosas, sale más a cuento la no interferencia con las cuestiones que mueven dinero y voluntades, que buscarse líos saliendo en defensa de gente indocumentada (judíos, fetos de ocho meses, etc.) que vaya usted a saber si serán humanos para empezar. El feto a la trituradora, el vivo al bollo, y pelillos a la mar. No jodamos la marrana, y por lo menos que se quede la cosa como está, con hipocresías y todo: que por lo menos quien se quiera pagar un aborto de dudosa legalidad, que se lo pague, que estamos en el país de la tolerancia, ¿no?

Así que bien tendremos que tolerar las opiniones de Cristina Fallarás, ya que se publican en diarios de tirada masiva y la gente las lee sin escándalo. De hecho, son ideas compartidas por casi todo el mundo, entiendo. Los alemanes hace unos años veían tan normal no pensar mucho en lo que pasaba en Auschwitz. Y algo parecido nos pasa a nosotros. Nosotros inclusivo. Después de todo, bien hay que vivir en Alemania, si allí has nacido.


 

 

Otros asuntos de Blogs
Me voy de Facebook
El multiverso y el ajuste fino de las leyes de la naturaleza
Los catalanistas, subidos al burro
El descubrimiento del espacio inmenso y del tiempo infinito
Futuro abierto: Reforma constitucional
En España, contra España
Delincuente en el Ministerio
Muere el Fiscal Maza
Más sobre el atentado de Las Ramblas
Foro de profesores
COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website ibercampus.mx tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de ibercampus.mx y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Ibercampus.mx declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Suscríbete gratis a nuestro boletín
El Envés
Cómo afrontar con sensatez las nuevas formas de familias
José Carlos García Fajardo
Vanity Fea
Me voy de Facebook
José Ángel García Landa
Inclusión financiera
Situar las finanzas al servicio de la sostenibilidad
Carlos Trias
Futurolandia
Los secretos de cocina de los masterchef de la predicción macroeconómica
Antonio Pulido
Neuronas del alma. El intangible del cambio
EMPATICA VR aumentando la empatía en todo el mundo.
Mar Souto Romero
Your international partner on-line
Avances tecnológicos
Ángel Luis Vazquez Torres
Sociedad Inteligente
Año 2025 Hacia la Sociedad Inteligente (7)
Rafael Martinez-Cortiña y Mar Souto Romero
Desde China
La ciudad china de Hangzhou gestiona su tráfico con inteligencia artificial
Di Wang
Desde mi trastorno bipolar
"Salud Mental", una falacia del lenguaje
Beatriz Tarancón Sánchez
Miss Controversias
Las matemáticas en el desarrollo económico actual
Ana González
Transitar por Eurolandia
Los grandes desafíos de la Unión (y V): Hacia la integración política. ¿Una Europa federal?
Donato Fernández Navarrete
¿Hay derecho?
Segunda oportunidad, crédito público y ayudas de Estado.
Matilde Cuena Casas
Infolítico
2ª renovación histórica del PSOE: hacia el Mercado posible y el Estado necesario
Gustavo Matías
Solidarios
El arte alivia y puede curar dolencias mentales
Carlos Miguélez Monroy
Cuestión de estilo
El lenguaje oscuro también puede ser una "jerga de rufianes"
Javier Badía
Economía sin dirigir
La Comunidad de Madrid, líder en creación de empleo de calidad
Iván Campuzano
Vueltas al conocimiento
El caso Asunta, la violencia simbólica contra las mujeres en los medios
Fátima Arranz
Gobierno y bien común
España será el epicentro de la nueva economía
Diego Isabel
Al otro lado del marketing
Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft se unen para frenar el terrorismo en Internet
Clemente Ferrer
Goliardos s.XXI
Suicidio de la democracia
J. A. Ventín Pereira
Economía Zen
Digamos no al miedo
Miguel Aguado Arnáez
Luces de Bruselas
Fondos Estructurales y Fondos de Inversión Europeos
Raúl Muriel Carrasco
¿Quiere un blog propio y leído en todas las universidades?
Infórmese aquí
LIBROS
Smart Cities. Una visión para el ciudadano
Tribu.Sobre vuelta a casa y pertenencia
300 lugares de verdad que parecen de mentira
El último siglo económico en una sentada "Capitalismo. El gato de siete vidas"
El agua y los retos del siglo XXI
¿ Cómo se gobiernan los ciudades ?
TESIS Y TESINAS
Hasta en África SubSahariana la lucha contra la corrupción pasa por el gobierno electrónico
Naufraga la comunicación corporativa en las redes
Cómo reducir el enorme desperdicio agroalimentario en el mundo
El estudio del clima marciano dará luz sobre el cambio climático terrestre
La reputación de las empresas, una evaluación continua y no comprable
La economía puede ser recreada en el laboratorio
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS